Traducciones de esta página:

Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


es:aplicaciones:tas-sign

Tas-Sign v1.03

tas-sign_p1.jpg tas-sign_p2.jpg tas-sign_p3.jpg tas-sign_p4.jpg

Compañía Tasman Software Ltd
Distribuidora Tasman Software Ltd
Año 1987
Embalaje Estuche de plástico rígido
Compatibilidad PCW 8256 - PCW 8512 - PCW 9512
Periféricos Teclado
Carga CP/M+
Género Diseño de carteles
Lenguaje Inglés
Precio Inglaterra: £29,95
Estado Preservado

Capturas

Tas-sign_Screenshot01.png Tas-sign_Screenshot02.png Tas-sign_Screenshot03.png Tas-sign_Screenshot04.png
tas-sign_screenshot05.png tas-sign_screenshot06.png tas-sign_screenshot07.png tas-sign_screenshot08.png

Descripción

La Empresa Tasman destacó en el mercado de utilidades por un continuo esfuerzo en ofrecer software un tanto espectacular, aunque minoritario. En esta ocasión hablamos de “Tas-Sign”, programa para realizar carteles y grandes rótulos.

Se trata de un programa para CPC 6128 y PCW 8256 y 8512, ya que funciona bajo CP/M Plus y es obligatorio tener impresora matricial, debido a que los carteles son generados directamente en ella, sin crear pantallas que se puedan usar como tales.

Su razón de ser es el producir grandes rótulos en gran variedad de tamaños y estilos, haciendo posible su uso para carteles, posters, letreros, diseños, encabezamientos y todo lo relacionado con lo anteriormente expuesto. Su manual, es una pequeña joya y hace que un proceso bastante complejo pueda ser asimilado tras pocos minutos de trastear con el programa. Siguiendo sus indicaciones es relativamente fácil “construir” los carteles que deseemos. Para llegar a este punto hay que seguir paso a paso las indicaciones tutoriales, las cuales, por estar en inglés, pueden hacernos dudar en ciertos momentos.

La primera acción a emprender es hacer una copia de seguridad, ya que el ordenador está continuamente cargando partes del programa y no deberíamos arriesgarnos a tener una avería en el disco original. Hasta eso, cómo hacer dicha copia, viene detallado en el manual para cada uno de los modelos de ordenador. Esto nos permite además borrar los ficheros de configuración que ocupan mucho espacio y ganar así sitio en el disco para grabar algunos de los ficheros de texto que hagamos. Más adelante comprobaremos la ventaja que esto supone.

Una vez que estemos trabajando con la copia tendremos que configurar el TAS-SIGN de acuerdo con nuestra impresora. Aquí llega otra sorpresa, ya que se nos ofrece un menú con 32 modelos para que las localicemos o tratemos de encontrar una parecida. Son las más habituales en el mercado, pero si no estuviera pasamos a un apartado donde nos solicitan sus datos y el programa crea un fichero con ellos, incluyéndolas en la lista. Concluida esta fase, las sucesivas veces que usemos este generador de rótulos no tendremos que pasar por la configuración. Si algún día cambiamos de impresora tendríamos que hacer una nueva copia del original y realizar en ella la nueva configuración.

Supongamos que tenemos ya el programa dispuesto y deseamos cargarlo para comenzar a trabajar con él, cosa lógica por aquello del ansia y similares. ansia y similares. Los que tengan un CPC 6128 estarán obligados a cargar el CP/M antes, ya que el disco no lo trae. Tecleamos TS tras el inductor y una pantalla nos recuerda para que tipo de impresora esta preparado, características de esta y, finalmente, da paso a la pantalla principal, la que se mantendrá siempre ante nuestra expectante mirada. Dos partes claramente diferenciadas se aprecian en ella a simple vista: la superior, llena de órdenes, y la inferior, las líneas donde escribiremos los textos. Ya de entrada el cursor se encuentra en la primera linea del sector de textos, esperando que introduzcamos la palabra o frase deseada. Una vez tecleada para imprimirla por impresora deberemos pulsar STOP para los PCW y ESC para CPC.

El menú ofrece la posibilidad de cambiar un buen número de parámetros. A esta zona se accede mediante ALT más O en los PCW y CONTROL más O en los CPC. Cuatro tipos de letra se cargan con el programa. Uno de ellos, el denominado “Block”, lleva consigo un mayor ancho de los caracteres, por lo que a veces no entra todo el texto. También hay una prueba con “Itálica” opción que se puede aplicar a cualquiera de los tipos, así como la de invertir el fondo y la tinta, de manera que las letras resultan blancas sobre fondo negro. Todas estas variaciones, junto con las de imprimir en horizontal o vertical, doble densidad, tres tipos de espaciado entre letras, subrayado, centrado del texto en la página y tramas, de las que luego hablaremos, están en este primer menú que se carga automáticamente, pero hay otros tres que podemos seleccionar mediante pulsaciones en la tecla COPYA (tanto en CPC como en PCW).

El segundo menú es un autentico procesador de textos que nos evitará tener que teclear de nuevo aquellas que no sean de nuestro total agrado. Podremos insertar caracteres, palabras o lineas, desplazar parte a derecha o izquierda, ir al final de linea, al principio, a comienzo de pantalla, al final, borrar lineas y algunas otras utilidades. Si nuestro texto es largo, comprobaremos y agradeceremos su utilidad. El tercer menú es muy importante, ya que contiene una serie de órdenes que, intercaladas en los textos, posibilitan que dentro de una misma linea cambiemos todos los parámetros habidos y por haber. Con ellos será posible que una frase empiece con el tipo de letra “Casual”, luego cambie a “Western” y aumenten o disminuyan de tamaño los caracteres, que a continuación la siguiente palabra esté escrita en “Block”, además de en “Invierno”, y así todas las combinaciones posibles, que son muchas, tantas como ofrece el menú principal. El cuarto es un catálogo del disco para ver que ficheros-fuente tenemos en él.

Ahora vamos con el asunto de las tramas, las cuales aumentan espectacularmente las posibilidades del programa. Podríamos compararlas a un “fill” que hiciéramos con la impresora en los caracteres. Estas quedan configuradas con la trama escogida, de forma que tenemos la facultad de tener palabras o caracteres realizados con lineas verticales, horizontales, inclinadas a la izquierda, a la derecha, con cuadrados, rombos, rejilla diagonal o rejilla ortogonal. Todo esto respecto a generalidades, porque hay una buena cantidad de detalles que necesitan ser comentados uno a uno. Tenemos dos maneras diferentes de hacer los carteles respecto a la orientación del texto en el papel: horizontal o apaisado. Cada una de ellas tiene sus ventajas y ya depende de lo que queramos hacer. Ni que decir tiene que un largo rótulo de letras en formato ancho sólo podría hacerse apaisado.

Para aquellos que se sienten invadidos por una cierta desazón ante programas de respetable envergadura, como ocurre en este caso, indico que en el disco hay varios ejemplos perfectamente explicados y que, al cargarlos, disipan prácticamente todas las dudas. Las palabras pueden imprimirse de forma que las letras guarden siempre entre sí la misma distancia, pero también en otras dos modalidades distintas, “Proportional” y “Kern”, que logran efectos muy interesantes y permiten aún más variedad.

Otro comando facilita variar el espaciado entre lineas, de manera que, aunque las letras sean grandes, la distancia entre lineas no guarde relación con dicho tamaño. El programa tiene control sobre las operaciones mediante trece mensajes de error que cubren la totalidad de los acontecimientos donde podríamos equivocarnos. Los mensajes también son en ingles, como era de suponer, y de no ser un entendido en este idioma hay que agarrar el diccionario en un par de casos para enterarse del porqué del fallo. Un apartado muy interesante del manual es la parte que explica cómo configurar el TAS-SIGN para impresoras que no consten en su lista. Son diez pasos detallados que nadie tendrá problemas en seguir. El programa tiene una tabla de caracteres en la que los numerados desde el 128 al 254 son específicamente creados por el TAS-SIGN. Es una forma de tener letras acentuadas, símbolos matemáticos y gran número de pintorescos signos para los carteles.

Conclusión

TAS-SIGN viene a ocupar un puesto que siempre hemos tenido vacante los aficionados al dibujo y los carteles. Su utilización es fácil si desde el primer momento seguimos el manual y olvidamos la nefasta costumbre de saltarnos páginas para llegar antes al final.

En ésta versión, en la elección de trama vertical produce en la impresora una trama horizontal, y lo mismo ocurre al revés. No tiene mayor importancia pero sería conveniente corregirlo en futuras ediciones. El programa, como hemos dicho antes, debe estar todo el tiempo en el lector/grabador, pues de vez en cuando se efectúan capturas de datos según los parámetros que usemos. Si nuestros textos los almacenamos en otro disco y si nos olvidamos de restituir el programa al lector y tratamos de hacer alguna operación, el ordenador sencillamente se queda bloqueado. Por último, sólo decir que es un buen programa que funciona rápidamente y que no debería faltar en la softoteca de los amantes (e incluso en la de los que sólo son buenos amigos) del diseño y dibujo por ordenador.

Embalaje

En las siguientes imágenes podéis comprobar el empaquetado original.

Próximamente

Carátula

  • Aquí tenéis la carátula original.

tas-sign_cover.jpg

  • Aquí tenéis la carátula restaurada.

Medida real de la carátula: Ancho: 33,40 cm x Alto: 20,80 cm

tas-sign_inlay.jpg

Disco

Disco original suministrado con Tas-Sign.

tas-sign_disk_front_1.jpg tas-sign_disk_back_1.jpg tas-sign_disk_bottom_1.jpg

Etiquetas

Próximamente

Extras

Próximamente

Descarga

Programa

Las imágenes de disco, se han obtenido de la versión original de Tas-Sign, han sido grabadas y verificadas.

Manual

A continuación puede descargar el manual del programa Tas-Sign o verlo en línea. La hoja del manual mide: Ancho 14,40 cm x Alto: 20,50 cm

es/aplicaciones/tas-sign.txt · Última modificación: 2019/11/14 03:03 por jevicac